Conferencia de Diego Carcedo, 2ª parte

Continúo con la conferencia de Diego Carcedo, que dió mucho de sí.

Don Diego Carcedo durante la conferencia Fuente: divinapalabra

Diego Carcedo, como decía, dedicó buena parte de su intervención a hablar de los cambios en los medios de comunicación y en las facilidades que otorga Internet a los periodistas. Recordaba, por ejemplo, como la agencia Havas utilizó palomas mensajeras para enviar las crónicas, algo inimaginable hoy en día.

Recordó también a Filípides, el héroe de la antigua Grecia que corrió desde Maratón hasta Atenas para anunciar el triunfo en la Batalla de Maratón y tras lo cual, murió. Para Diego Carcedo, fue el primer héroe del periodismo: puso en juego su vida para hacer llegar una información lo más rápido posible, y la perdió.

A los estudiantes de periodismo también les mandó un mensaje: “Muchos estudiantes sueñan con ser corresponsales de guerra pero, por fortuna, no hay guerras todos los días. Los profesionales de las redacciones tienen que estar preparados para todos los trabajos, no hay periodistas en la redacción esperando a que salte un conflicto”.

A modo de manual, también tuvo tiempo para ofrecer su propia definición del periodismo, que para él, “es contar la verdad de los hechos que puedan interesar a los ciudadanos, con la mayor rapidez y rigor, pero siempre ajustándonos a la verdad y huyendo del sensacionalismo”.

Los asistentes quedaron mudos cuando Carcedo comenzó a contar anécdotas de su labor como corresponsal de guerra. Una de estas anécdotas, decia que en Perú, una mujer se le acercó con su hijo recién nacido en brazos, y le pidió que se lo llevara, que a ella ya no tenía nada más para darle de comer. Asombrado, el per iodista le dijo que él no podía hacer eso, a lo que la mujer respondió: “no hace falta que lo cuide usted. LLévelo a Lima, déjelo en la primera puerta que encuentre y llame al timbre, lo verán y lo cuidarán”. ¿Cómo terminó la historia? “No tengo disculpa, no me llevé al niño” dijo Carcedo.

Por encima de todo, quiso desmitificar al corresponsal de guerra: “Se pasa mal y se corren riesgos cubriendo un acontecimiento bélico pero no hay que mitificarlo porque no es el unico que asumen los periodistas ni el más grave. El peligro del periodista no es que te mate un obús si no la tensión de llegar a tiempo con la información”.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. m@net
    Dic 20, 2010 @ 22:31:18

    ¿Qué sería de la Historia hoy día si Diego Carcedo no nos hubiera contado la verdad de los hechos que nos interesaban?
    Muy bueno el informe de la conferencia para todos los que siguen a Carcedo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: