Un bebé llamado facebook

Acabo de leer esta noticia a través de la web de El País: una recién nacida egipcia ha sido llamada “Facebook”, para rendir tributos a la red social que facilitó la comunicación durante los sucesos de estas pasadas semanas.

Más allá de lo meramente anecdótico de la noticia, no debemos dejar pasar por algo por alto: la revolución de Internet, y con ella, también de las redes sociales, ya está aquí. Si bien la brecha digital sigue siendo aún amplia (aunque con algunas noticias positivas, también durante esta pasada semana) cada vez son más las personas que tienen acceso a la Red de redes y que hacen un uso más frecuente de ella.

Unos en mayor medida que otros, todos los dirigentes de países de este planeta conocen el poder de Internet. Así ocurre, por ejemplo, en el país que estos días es noticia, Libia. Su dirigente, Gadafi, prohibe a sus ciudadanos las comunicaciones a través de Internet. Parece que esta media no ha sido suficiente a juzgar por el levantamiento de los ciudadanos  libios que,  ya que su dirigente no lo ha impedido, se comunican en la calle.

En esta relación con el  auge de  Internet de los últimos años surgen, como casi siempre, dos esferas en el ámbito político:  aquellos que reconocen públicamente el poder de Internet e intentan mejorar el acceso a la red por parte de los ciudadanos y aquellos que temen el poder de Internet y lo evitan a toda costa, con prohibiciones como las de Libia o censuras como la de China.  No hay que olvidar, sin embargo, que los que se encuentran en el primer caso no tienen por qué ser almas bondadosas y caritativas que ofrecen el acceso a Internet a sus ciudadanos a un precio cada vez más bajo para lograr un mundo mejor y más pacífico. Probablemente tengan sus intereses (los tienen, de hecho) e intenten usar Internet a tal fin. Eso ocurre dentro y fuera de la Red. Lo que ha cambiado no es eso, si no la voz de los ciudadanos, que con Internet pueden expresarse libremente para ser leídos por personas de cualquier parte del mundo y, en ocasiones, como estas últimas semanas en Oriente, para revelarse contra lo establecido, como Internet ha hecho con los medios tradicionales de comunicación de masas.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. m@net
    Feb 25, 2011 @ 10:09:03

    El merito de la red tal vez fue (y es) borrar las claras divisiones entre lo público y lo privado. La “voz” que silenciaban los medios privados en esos casos en manos de los dictadores no puede ser acallada en un espacio público creado por Internet. Tal es así que causa y seguirá causando estragos no solo en regímenes totalitarios sino también en sociedades democratico-capitalistas.

    Responder

  2. divinapalabra
    May 23, 2011 @ 12:07:38

    Así es, la Red es un espacio de todos difícilmente abarcable por los poderes públicos. Un saludo

    Responder

  3. Gamalyel
    Jun 28, 2011 @ 10:14:56

    Ho come on! definitivamente es “original” tenia oensado ponerle HELENA a mi hija pero creo que mejor se llamara WIKIPEDIA, Te digo: A RAZA

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: