#rajoygana

#rajoygana es el hashtag que hoy se ha convertido en TT mundial en Twitter. Esa es la impresión que tuvimos la mayoría de los que vimos u oímos el debate que ayer tuvo lugar entre Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a la presidencia del gobierno por el PSOE, y Mariano Rajoy, el candidato del PP.

Fuente: Europa Press

El que para algunos se vislumbraba como un debate soso sorprendió a muchos por ser, precisamente, lo contrario.

Lo comenzaba Rajoy, con dos minutos para introducirse(nos) en el debate, seguido por Rubalcaba, quien, por su parte, daba comienzo al primer bloque: economía y empleo.

Rajoy comenzó mal, muy mal, leyendo sus propuestas y visiblemente nervioso. Rubalcaba, por el contrario, estaba muy sereno, miró directamente a su oponente y le inquirió una y otra vez con preguntas afiladas que Rajoy trataba de no responder. Rubalcaba preguntaba y repreguntaba, con una actitud “insidiosa” como diría más tarde Rajoy. Parecía tenerlo acorralado y con un dominio total de la situación.

No obstante, llegó el descanso, un descanso que, pese a los pocos minutos que duró, dió la vuelta al marcador. Era Rajoy el que comenzaba el segundo bloque, Políticas sociales, y lo comenzó al más puro estilo Rubalcaba, preguntando al que tenía enfrente, pidiéndole explicaciones. Rubalcaba se había apagado, estaba flojo y cometió el error de interrumpir constantemente al popular en una actitud más agresiva que calmada, una actitud que sus asesores ya habían tratado de corregir.

Fuente: El País

 

Finalmente, el tercer bloque, sobre democracia, fue una especie de miscelánea donde hubo cabida para todo, incluído el final de la lucha armada anunciado por ETA, sobre el que pasaron de puntillas. Ambos se ofrecieron para la cooperación y el diálogo en este terreno, pero poco más.

Rubalcaba cometió un gran error durante todo el debate. Se situó  como líder de la oposición en una especie de sesión de control del Congreso en la que inquiría una y otra vez al Presidente del Gobierno, pues así es como se dirigió a Mariano Rajoy. No obstante, para el objetivo que el PSOE pretendía conseguir ayer (movilizar a la izquierda indecisa), estuvo a la altura, pero poca cosa más.

Rajoy supo mantenerse en su postura de no dar propuestas concretas, a sabiendas de que eso le perjudicaría enormemente. Las preguntas de Rubalcaba fueron respondidas con evasivas pero, sobre todo, con ataques al pasado socialista, a lo mal hecho en épocas anteriores y con muy pocas alusiones al futuro. Rubalcaba, por su parte, sí hizo propuestas concretas y, en el fracaso de no conseguir que Rajoy explicara su programa, él sí explicó el suyo: desbloquear las listas electorales, revisar la proporcionalidad de la ley electoral, analizar el gasto en el ejército…

Si Rajoy vence en las elecciones hará recortes, tendrá que hacerlos, eso es seguro. Lo que estoy segura que trata de hacer ahora es tratar de desvincular esos recortes de su programa electoral para poder después excusarse en que eso no estaba en sus planes pero el gobierno anterior es el culpable por haber dejado todo hecho un desastre, un desastre que han conocido al llegar a Moncloa y que se ven obligados a solventar con medidas impopulares.

En resumen, a pesar del mal comienzo, Rajoy venció en el debate y salió airoso de él sin hacer propuestas e invitando a los españoles a “sumarse al cambio”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: