¿Políticos 2.0?: Mariano Rajoy

Pretendo analizar individualmente a varios políticos (españoles o internacionales) y su relación con los nuevos medios, en concreto Twitter, una red social elegida por muchos políticos por su versatilidad, su necesidad de enviar mensajes claros y directos y las grandes opciones de interactuar con los ciudadanos (o los ciudadanos con ellos, lo veremos más adelante).
En este  post he elegido analizar la cuenta de Twitter del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (@marianorajoy).

Imagen

Si bien sabemos que él no maneja esta cuenta personalmente, también sabemos que no escribe sus discursos (y esto es extensible a la mayoría de políticos de alto nivel jerárquico), no hace declaraciones que no estén bajo la supervisión de su grupo de asesores, etc. , por lo que no voy a darle más importancia de la necesaria a este punto.  Él mismo, en su biografía de la red social, dice “Bienvenidos a mi Twitter, donde me acompaña mi equipo”, cuando perfectamente podría afirmarse al revés: él es el que, con suerte, acompañará a su equipo.

Dejando a un lado esta pequeña introducción, pasemos al  análisis. La cuenta en twitter @marianorajoy ha publicado hasta el momento de escribir este post 6310 tweets (frente a los más de 7000 de Cayo Lara o los más de 10.000 de Rubalcaba). En su mayoría son mensajes de carácter “institucional”, propagandísticos y no buscan directamente la opinión del ciudadano. No se hacen preguntas a los seguidores ni se busca su interacción, simplemente se mandan los mensajes que el Gobierno quiere hacer llegar. Por supuesto, que no busquen la interacción con los demás usuarios (y potenciales votantes) no significa que los mensajes no provoquen respuestas, pero son raras las ocasiones en las que se responde a otros usuarios a sus preguntas, quejas o sugerencias. Por lo tanto, encontramos un primer error en el uso de Twitter, puesto que es una red perfecta para la interacción entre usuarios y una comunicación horizontal entre ellos (todos se comunican con todos), pero el equipo de Mariano Rajoy sigue utilizando el modelo de comunicación de los antiguos medios, un modelo vertical en el que se lanza el mensaje sin esperar o buscar respuestas, un modelo que no es válido para los nuevos medios y que, sin embargo, la mayoría de políticos no parecen estar dispuestos a dejar atrás.

Por otra parte, su cuenta tiene actualmente más de 400.000 seguidores, frente a los anteriormente comparados Rubalcaba (190.000) y Cayo Lara (105.000).
Desde la cuenta @marianorajoy se escriben una media de 9,6 tuits diarios, lo que supone un total de 200 mensuales. El horario preferido para la publicación de tuits es a partir del mediodía, pero el grueso de ellos se concentra entre las 4 y las 8 de la tarde, como muestra el siguiente gráfico:

Imagen

Fuente: tweetstats

La mayoría de tuits se escriben utilizando la web de Twitter, aunque algunos también se han escrito desde un dispositivo Ipad. Por otra parte, el día que más se tuitea desde su equipo es el viernes y la actividad decrece, como era de esperar, los sábados y los domingos.

¿A quién menciona y retuitea Mariano Rajoy?

Si bien la mayoría de tuits que aparecen en su perfil son institucionales o retuits de otras personas o instituciones relacionadas con el PP y el Gobierno, también se menciona con cierta frecuencia a algunos usuarios. Los más mencionados desde el twitter @marianorajoy son los siguientes:

Imagen

Fuente: tweetstats

Como decía antes, la mayoría de retuits que se hacen desde la cuenta de Twitter del Presidente del Gobierno son a mensajes que han lanzado otros miembros del gobierno o instituciones dependientes del mismo. Así, entre los usuarios más retuiteados encontramos:

Imagen

Fuente: tweetstats

¿Entiende, por tanto,el equipo de Rajoy, lo que supone el nuevo tipo de comunicación 2.0? Vistos los resultados podríamos afirmar que, en general, no. Si bien es cierto que se responde a algunos usuarios (y teniendo en cuenta que responder a todas las menciones que recibe al día @marianorajoy sería imposible) esas respuestas son precisamente eso, respuestas, no se inicia el diálogo por parte del equipo del Presidente, no se incita al debate o a la discusión colectiva sobre asuntos de interés general, lo cual sería muy enriquecedor para los ciudadanos y para el sistema. Además, el formalismo presente en cada uno de los tuits aleja al ciudadano más que acercarlo, le produce rechazo y no le invita a comunicarse con lo que muchas veces parece una máquina. Frente al tono mucho más informal que utiliza el Alcalde de Jun (@JoseAntonioJun), cuya cuenta en twitter abordaré en el próximo post, la seriedad y falta de empatía abunda en el perfil de Rajoy.

Se debería  tener en cuenta que Twitter no es una sala de prensa en la que, a través de un televisor se emite un comunicado sobre el cual no se pueden hacer preguntas. Twitter no tiene más barreras que sus 140 caracteres, y eso puede resultar incómodo para muchos. Tener una cuenta en una red social no significa ser un político 2.0.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: