¿Políticos 2.0?: Mariano Rajoy

Pretendo analizar individualmente a varios políticos (españoles o internacionales) y su relación con los nuevos medios, en concreto Twitter, una red social elegida por muchos políticos por su versatilidad, su necesidad de enviar mensajes claros y directos y las grandes opciones de interactuar con los ciudadanos (o los ciudadanos con ellos, lo veremos más adelante).
En este  post he elegido analizar la cuenta de Twitter del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (@marianorajoy).

Imagen

Si bien sabemos que él no maneja esta cuenta personalmente, también sabemos que no escribe sus discursos (y esto es extensible a la mayoría de políticos de alto nivel jerárquico), no hace declaraciones que no estén bajo la supervisión de su grupo de asesores, etc. , por lo que no voy a darle más importancia de la necesaria a este punto.  Él mismo, en su biografía de la red social, dice “Bienvenidos a mi Twitter, donde me acompaña mi equipo”, cuando perfectamente podría afirmarse al revés: él es el que, con suerte, acompañará a su equipo.

Dejando a un lado esta pequeña introducción, pasemos al  análisis. La cuenta en twitter @marianorajoy ha publicado hasta el momento de escribir este post 6310 tweets (frente a los más de 7000 de Cayo Lara o los más de 10.000 de Rubalcaba). En su mayoría son mensajes de carácter “institucional”, propagandísticos y no buscan directamente la opinión del ciudadano. No se hacen preguntas a los seguidores ni se busca su interacción, simplemente se mandan los mensajes que el Gobierno quiere hacer llegar. Por supuesto, que no busquen la interacción con los demás usuarios (y potenciales votantes) no significa que los mensajes no provoquen respuestas, pero son raras las ocasiones en las que se responde a otros usuarios a sus preguntas, quejas o sugerencias. Por lo tanto, encontramos un primer error en el uso de Twitter, puesto que es una red perfecta para la interacción entre usuarios y una comunicación horizontal entre ellos (todos se comunican con todos), pero el equipo de Mariano Rajoy sigue utilizando el modelo de comunicación de los antiguos medios, un modelo vertical en el que se lanza el mensaje sin esperar o buscar respuestas, un modelo que no es válido para los nuevos medios y que, sin embargo, la mayoría de políticos no parecen estar dispuestos a dejar atrás.

Por otra parte, su cuenta tiene actualmente más de 400.000 seguidores, frente a los anteriormente comparados Rubalcaba (190.000) y Cayo Lara (105.000).
Desde la cuenta @marianorajoy se escriben una media de 9,6 tuits diarios, lo que supone un total de 200 mensuales. El horario preferido para la publicación de tuits es a partir del mediodía, pero el grueso de ellos se concentra entre las 4 y las 8 de la tarde, como muestra el siguiente gráfico:

Imagen

Fuente: tweetstats

La mayoría de tuits se escriben utilizando la web de Twitter, aunque algunos también se han escrito desde un dispositivo Ipad. Por otra parte, el día que más se tuitea desde su equipo es el viernes y la actividad decrece, como era de esperar, los sábados y los domingos.

¿A quién menciona y retuitea Mariano Rajoy?

Si bien la mayoría de tuits que aparecen en su perfil son institucionales o retuits de otras personas o instituciones relacionadas con el PP y el Gobierno, también se menciona con cierta frecuencia a algunos usuarios. Los más mencionados desde el twitter @marianorajoy son los siguientes:

Imagen

Fuente: tweetstats

Como decía antes, la mayoría de retuits que se hacen desde la cuenta de Twitter del Presidente del Gobierno son a mensajes que han lanzado otros miembros del gobierno o instituciones dependientes del mismo. Así, entre los usuarios más retuiteados encontramos:

Imagen

Fuente: tweetstats

¿Entiende, por tanto,el equipo de Rajoy, lo que supone el nuevo tipo de comunicación 2.0? Vistos los resultados podríamos afirmar que, en general, no. Si bien es cierto que se responde a algunos usuarios (y teniendo en cuenta que responder a todas las menciones que recibe al día @marianorajoy sería imposible) esas respuestas son precisamente eso, respuestas, no se inicia el diálogo por parte del equipo del Presidente, no se incita al debate o a la discusión colectiva sobre asuntos de interés general, lo cual sería muy enriquecedor para los ciudadanos y para el sistema. Además, el formalismo presente en cada uno de los tuits aleja al ciudadano más que acercarlo, le produce rechazo y no le invita a comunicarse con lo que muchas veces parece una máquina. Frente al tono mucho más informal que utiliza el Alcalde de Jun (@JoseAntonioJun), cuya cuenta en twitter abordaré en el próximo post, la seriedad y falta de empatía abunda en el perfil de Rajoy.

Se debería  tener en cuenta que Twitter no es una sala de prensa en la que, a través de un televisor se emite un comunicado sobre el cual no se pueden hacer preguntas. Twitter no tiene más barreras que sus 140 caracteres, y eso puede resultar incómodo para muchos. Tener una cuenta en una red social no significa ser un político 2.0.

Entrevista a Óscar Puente

La entrevista a Óscar Puente sobre la política 2.0, publicada en este blog, ha tenido reflejo en Diario Crítico Castilla y León:

Leer entrevista

Contacto con lo reaccionario

Para comenzar  quiero  dejar algo claro: los anuncios de contactos son una muy importante fuente de financiación para un periódico e, incluso, se pueden encontrar periódicos de provincias que se financian en gran medida gracias a este tipo de anuncios. Esto explicaría que periódicos conservadores, como por ejemplo ABC, alternen las páginas  de noticias sobre  la Iglesia, el matrimonio y la unidad de la familia con otras en las que aparecen mujeres (aunque también hombres) cuya realidad radical dudo mucho que sea alguna de las tres anteriores.

Hace unos días podía leer en los medios de comunicación cómo el Gobierno quiere suprimir este tipo de anuncios en las páginas de los periódicos. Algunos dicen, incluso, que “atentan contra la dignidad de la mujer”. ¿No atentará más contra la dignidad de la mujer alguien que piense así? El principal problema no son los anuncios, si no la perspectiva con la que cada uno los recibe. Todos parecemos admitir que la mujer se ha liberado de alguna manera de la presión machista que ha venido sufriendo a lo largo de la historia. Todos somos muy liberales, reconocemos esta emancipación femenina, pero resulta que estos anuncios “atentan contra la dignidad de la mujer”. Si la mujer es realmente libre (hasta el punto en que el ser humano pueda realmente serlo, lo cual es claramente discutible) ¿por qué no puede decidir anunciarse en esos términos si así lo desea? Eso no atenta contra su dignidad, atenta contra la imagen de la mujer en quien la concibe como un ser débil e inferior ya que, si considerásemos a la mujer como un ser igual que el hombre, creeríamos que esa actividad está dentro de su capacidad y posibilidad de decisión y que no hay que “protegerla” en exceso.  Sin embargo, aunque no queramos reconocerlo, aún tenemos una mirada predominantemente machista que nos obliga a sobreproteger a la mujer, a sobreproteger su dignidad como si esta fuera tan vulnerable como para tener que  hacerlo.

Otro apartado serían, claro, las redes de tráfico de mujeres, la prostitución mafiosa, etc., pero quiero limitarme a hablar de las mujeres que, libremente, deciden postularse como acompañantes sexuales en la página de un periódico, sean sus razones las que sean.

El principal obstáculo está en que la mirada de la sociedad, no solo masculina si no también femenina, se escandaliza si ve una foto sugerente de una mujer o unas palabras del mismo estilo. Se escandaliza tanto, que no es capaz de reconocer ese pensamiento que fácilmente podría ser calificado de retrógrado y se suma a la postura fácil de advertir que “atenta contra la dignidad de la mujer” sin preguntarle primero a esa mujer que aparece en el anuncio por qué lo ha hecho, cuáles son sus valores, qué opina acerca del asunto.

Lo que realmente atenta contra la dignidad femenina, y también contra la inviolable libertad de expresión de cada uno, es retirar estos anuncios “a decretazo”.  Bien es cierto, como decía al principio, que algunos periódicos enuncian unos valores que entran en conflicto con este tipo de anuncios, pero es una cuestión puramente empresarial en la que no voy a entrar.

Lo que debe quedar claro es que esta prohibición sería dar un paso atrás en la lucha por la igualdad de la mujer. ¿Por qué no consideramos que los anuncios de gigolós atentan contra la dignidad del hombre? Quizá no está muy lejos de la realidad decir que consideramos al hombre lo suficientemente autónomo como para tomar esa clase de decisiones sin necesidad de una intervención social e incluso estatal que lo impida.  Es para pararse a pensar.

Derecho a la información Vs Derecho al honor

Por una tarea académica, llegué hace unos días a esta sentencia:

sentencia 1/2005 del 17 de Enero de 2005

Sí, es la famosa sentencia que consideraba culpable a Encarna Sánchez de una intromisión ilegítima en el derecho al honor de dos militares (de alto cargo, por cierto) debido a la emisión de una entrevista en la Cadena COPE, con el presunto varón sodomizado por estos dos señores mientras hacía la mili. Resultó ser que no hubo pruebas, no de su implicación en el asunto, si no ni siquiera del asunto mismo. Recomiendo leer la sentencia ya que está, obviamente, mucho mejor explicado ahí de lo que yo pueda explicar sobre el caso. No obstante, quiero dar mi opinión, ya que, si bien es un hecho ocurrido en 2005, el fondo de la cuestión tiene gran vigencia hoy día.

El derecho a la información es un derecho natural, ya que el por qué de su existencia radica en la naturaleza social del hombre y es considerado un derecho universal, inviolable e inalienable. No obstante no se trata de un derecho absoluto y está sujeto a ciertas limitaciones cuando choca con otros derechos.

El Tribunal Supremo de EEUU fue el primero en sentar las bases de la llamada Teoría del Reportaje Neutral, que se menciona varias veces a lo largo de la sentencia. Las premisas de esta teoría no se adecuan, es obvio, a la práctica llevada a cabo por Encarna Sánchez, aunque hacerlo creer pretendiese tanto ella como la Cadena COPE.

Estoy de acuerdo con el fallo de la sentencia y, a continuación, expongo mis motivos.

En primer lugar, considero, como digo al comienzo de este texto, que el derecho a la información es imprescindible. Sin embargo, no es un derecho ilimitado si no que entra en conflicto con otros derechos que hay que tener muy en cuenta, sobre todo en la profesión periodística, como son el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen.

Encarna Sánchez abordó un tema de interés general para la opinión pública (aunque este término es abstracto y cabría hacer algunas matizaciones), es cierto, pero resulta que haciéndolo atacaba directamente el derecho al honor de dos personas con las cuales había que adoptar, como mínimo, la presunción de inocencia. Estas personas, sin embargo, fueron consideradas culpables por esta  periodista en papel de juez que, pronuncia frases como, y cito textualmente de la sentencia: “cuando, tras preguntar al Sr. Santana si alguien había presenciado los hechos, concluye la Sra. Sánchez que “Sí, lo vieron”; cuando, al entrevistar a la novia del Sr. Santana, afirma la citada periodista “Si te hubiera ocurrido a ti, como ahora le ha ocurrido a él”; y, cuando al dialogar con el Sr. Sagaseta, Abogado del Sr. Santana, la locutora afirma “el hecho es evidente” y, ante el razonamiento del mismo sobre si ocurrieron los hechos, afirma tajantemente, interrumpiéndole, que “Ocurrieron”.
El derecho al honor de los presuntos culpables, que después no llegarían a ser condenados porque ni siquiera se pudo demostrar que tales hechos ocurrieran, no solo su implicación en los mismos, no solo queda vulnerado, sino avasallado por tales declaraciones, sin olvidar que quien las hace es un líder de opinión, con una gran influencia no solo en el ámbito mediático sino también en el puramente social.

En conclusión, estoy de acuerdo con el fallo del Tribunal Supremo de desestimar el recurso de amparo ya que es manifiesto que Encarna Sánchez no tomó las precauciones debidas a la hora de expresar esa información, que no actuó diligentemente y que emitió juicios de valor independientes de los de los protagonistas, abandonando así toda posibilidad de tratarse de un reportaje neutral.

Conferencia Pedro Erquicia

Síguela en directo en

http://twitter.com/#!/divinapalabra

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: